PELO

Pelo dañado: los efectos en la cutícula


Un pelo dañado se siente áspero y se demora en secar.. ¿sabes porqué?

La estructura del pelo

La cutícula es la capa más externa de la fibra capilar (es decir, de cada pelo). Es transparente y se compone de células muertas superpuestas (capas) de queratina que contienen una membrana proteica delgada.

A continuación viene el córtex o corteza formada principalmente por queratina enrollada. Contiene pigmentos llamado melanina y posee gran capacidad de retener la humedad. La melanina no está presente en pelos canosos. Las células corticales se dividen en tres regiones (ortocortex, paracorteza y mesocortex) y la distribución de cada uno de estos “tipos” determina la curvatura de la fibra capilar (por ejemplo un pelo rizado tiene una distribución no simétrica y un pelo muy liso tiene una distribución simétrica)

Por último está la médula que es el núcleo, pero esta no siempre está presente en la fibra capilar, y si lo está. puede que no sea continua a lo largo del pelo. Suele estar ausente en pelos en pelos rizados o en pelos finos. 

Como puedes ver, cada tipo de pelo tiene una estructura y composición diferente.

La cutícula del pelo

La cutícula es la parte del pelo que está en contacto con los elementos ambientales. Cuando la cutícula no se expone a agentes que la pueden dañar, esta íntegra. Un pelo con sus propiedades íntegras, lo llamamos pelo virgen. A medida que vamos realizando tratamientos en el pelo, éste va perdiendo su integridad y es cuando se llama pelo dañado.

Las células de la cutícula están recubiertas por una estructura proteolipídica (con proteínas y lípidos) que forman una barrera HIDROFÓBICA. Un pelo virgen/íntegro es resistente, pero a medidas que se va exponiendo a diferentes tratamientos, se va perdiendo capas de esta estructura quedando la fibra capilar (pelo) desprotegido y se vuelve más débil.

Por lo tanto, la buena integridad de la cutícula es lo que nos importa, ya que esta es la que va a determinar la salud del pelo.

La hidrofobicidad de la cutícula

La hidrofobicidad de la cutícula se refiere a la propiedad íntegra del pelo que hace que a la cutícula no le guste el agua. Sin embargo, al exponer el pelo a tratamientos cosméticos como decoloraciones/tintes o altas temperaturas como la de la plancha, el pelo comienza a perder esta propiedad y a la cutícula comienza a gustarle el agua, convirtiéndose en hidrofíbica. El agua es a su vez uno de los agentes más agresores para el pelo por lo que un pelo dañado, al estar mojado, se puede dañar más aún. Al ser hidrofíbico, tenderá a retener aún más la humedad. 

Cuando el pelo está mojado, la fibra capilar absorbe el agua y se provoca una hinchazón del pelo. Un cabello virgen puede hincharse hasta 20% de su volumen pero un pelo dañado puede llegar a hincharse hasta el 80% de su volumen en seco.

Esta hinchazón (cambio de volumen) produce grietas y roturas en los enlaces de la cutícula, produciendo unos “huecos” en la fibra capilar. En las puntas del pelo, donde más daño acumulado se encuentra, se pueden ver “puntas abiertas” que es donde se ven las roturas más obvias.

Las “escamas” de la cutícula

La cutícula contiene laminaciones internas. Generalmente está formada por 6-8 escamas de grosor en pelos asiáticos, un poco menos en los caucásicos y aún menos en el pelo africano. Una capa de cutícula más delgada hace que el pelo africano sea más propensa a  la rotura. Además como ya dijimos, cada célula de la cutícula está cubierta por una capa de lípidos. Dado que los pelos africanos tienen una capa más delgada, estos pelos tenderán a ser más secos que los pelos asiáticos.

Entender esta diferencia es importante para comprender que no es una buena idea usar cosmética capilar que no es para nuestro tipo de pelo.

Por último, la capa de lípidos de la cutícula incluye el ácido 18-metileicosanoico (18-MEA) y lípidos libres. El 18-MEA es un sellante natural que ayuda a equilibrar la humedad del pelo rechazando el exceso de agua, por lo tanto, aumenta la integridad de la fibra capilar. Este componente lo podemos encontrar en algunos acondicionadores (ayudan a sellar la cutícula tras el lavado) como ingrediente, por lo que se recomienda elegir productos que lo contengan.

Recomendaciones para el pelo dañado:
  • Busca productos y tratamientos que te ayuden a sellar la cutúcla. Pueden ser siliconas para proteger de daños (ej: botox capilar) o ingredientes como proteínas, aminoácidos, péptidos para ayudar a fortalecer el pelo.
  • Prueba Olaplex.
  • Usa mascarillas o crema de peinar diarios que ayuden a desenredar para no partir la fibra capilar al pasar el cepillo.
  • Utiliza aceites de finalizado que contengan aceites de baja viscosidad para no aportar grasa junto con un aporte polimérico para proteger y dar brillo al cabello (serum). Y ojo que los aceites de alta viscosidad como el coco, oliva, etc no tienen afinidad por los pelos dañados por lo que no va a hacer efecto protector o nutritivo ni a largo ni a corto plazo en el cabello.
  • No lo peines mojado y evita fuentes de calor a altas temperaturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *