PIEL Y MAQUILLAJE

Cruelty-free: sobre el concepto, sellos y leyes

Un producto cruelty free significa que esta “libre de crueldad animal” o que el producto no ha sido testado en animales. Esto no implica que no contenga derivados animales, en ese caso sería un producto vegano y el producto podría ser cruelty free como no serlo. 

Hace unos años es un tema que ha dado mucho de qué hablar y el marketing en los productos de belleza no se ha quedado atrás.

¿Podemos confiar en todos los productos que digan en su packaging ser “cruelty free”?

La verdad es que esto es un poco engañoso y aquí te explico porqué.

1. El concepto “cruelty-free” (no animal testing)

No existe una definición legal sobre el término “cruelty-free” por lo que existen ciertos “vacíos” o “ambigüedades” en la utilización de este concepto, entre ellos:

  • Los ingredientes utilizados en un producto pueden venir de un proveedor que testeo en animales. Esto básicamente quiere decir que el producto no fue testeado en animales pero los ingredientes si
  • La empresa puede que no testee en animales, pero puede pagarle a un tercero para que lo haga

2. Los sellos o logos “cruelty-free”

Esto significa que cualquier empresa puede hacerse llamar cruelty free bajo su propio punto de vista y esto es legal ya que no se regulariza.

Existen logos certificados que para obtenerlos se debe pagar a una empresa certificadora y ésta realiza la investigación y confirmación de que la empresa no testea en animales. Con estos sellos podemos saber que “pasó una prueba” y los productos son cruelty-free.

Pero dado que este tema no está regulado, cualquier empresa puede inventar su propio logo y ponerlo en su packaging/sitio web porque es una buena estrategia de marketing.

Con o sin logo no podemos verificar realmente si el producto o sus ingredientes se hayan testado en algún momento o lugar. Para esta situación existen webs que hacen el trabajo de investigar si la empresa/producto es realmente cruelty free. Algunas de estas son crueltyfreekitty,  ethicalelephant. Además podemos revisar las web de las empresas certificadoras leapingbunny, teprotejo.

3. Las leyes sobre el testeo animal en productos cosméticos

Cada país tiene su propia ley respecto al testeo animal. En el caso de la Unión Europea, India, Israel y Noruega tienen leyes que prohíben el testeo animal con fines cosmético. El estado de California desde el año pasado también comenzó con una ley similar.

Lamentablemente en el resto de los países el testeo no está prohibido e incluso en China es obligatorio en algunos casos. Hay países en los que se está tomando conciencia de este “problema” y hay organizaciones realizando proyectos para llegar a la prohibición, por ejemplo, Chile.

La ley de la Unión Europea prohíben comercializar cualquier cosmético que haya sido testeado en animales tanto para productos fabricados en la Unión Europea como para los importados (la ley es similar en los otros países). Esto implicaría que el sello cruelty free no es necesario en los productos ya que estos deben ser  libres de testeo animal por lo que básicamente es puro marketing. Pero el problema es que en esta ley existen “vacíos legales”. El más conocido es que una empresa puede que no realice testeo animal y venda en Europa, pero si decide vender sus productos en China, está permitiendo que sus productos puede que sean testeados en animales. En estos casos la política de la empresa es “no testeamos en animales sólo si la ley lo requiere”.  

Entonces, no se testea en tierra europea, pero sí aceptan que se pueda testar en China.

¿Qué pasa con el mercado chino?

China tiene el mercado belleza más grande del mundo, representando casi el 20% del mercado global (2016, Morgan Stanley Report), lo que lo hace muy atractivo para las empresas. El “problema” es que por ley china, cualquier producto cosmético extranjero que entre al país podría ser testeado en animales si es que se desea. Esto quiere decir que las empresas que venden en China, no son cruelty free.

Encontrarás más información en este link y en este video.

¿Qué podemos hacer?

Los consumidores están cada vez más conscientes y prefieren más los productos libres de testeo animal pero es necesario INFORMARNOS y no dejarnos engañar por el mercado.

Los consumidores tenemos el poder de la demanda. Si demandamos más productos cruelty free, habrá más de estos.

La ONG Te Protejo presentó un proyecto de ley en Chile para terminar con el testeo animal. Puedes firmar aquí.

Hay muchos otros métodos alternativos para certificar la seguridad de los productos, por ejemplo: tests in vitro, trabajos en cultivos celulares, modelos matemáticos y computacionales, entre otros.

Finalmente la decisión de elegir estas marcas está en nosotros y nuestro criterio.

“Make ethical choices in what we buy, do, and watch.

In a consumer-driven society our individual choices,

used collectively for the good of animals and nature,

can change the world faster than laws.”

― Marc Bekoff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *